cerrar mensajeEsta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.
Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Más información

Proyectos / Jardines privados
Una habitación en el exterior
Superficie de 130 m2, año 2006

Este jardín se podría definir como un anti jardín. Queríamos todos los beneficios de un jardín, como si una habitación de la vivienda hubiera salido al exterior, sin paredes ni techo pero con las plantas justas.

Había limitaciones técnicas:

  • Muro alto
  • A merced de las vistas de los vecinos
  • Presencia de roca en el terreno

El primer aspecto, que inicialmente producía “terror”, se incorporó al diseño sin problema; de hecho determina el carácter de espacio cerrado, que hace que la vista rebote en él y vuelva al jardín de donde nunca querrá salir.

El muro es atractivo por sí mismo, tanto por su acabado como por hacer de soporte al mobiliario: banco, ducha, jardineras y pequeña fuente.

Las jardineras solucionan el aspecto número tres: la presencia de roca en el terreno. Funcionan como contenedores sin fondo de la planta, al mismo tiempo que crean volúmenes de diferente altura para dar profundidad al espacio. Las plantas queríamos que fueran pocas pero con carácter.

El aspecto número dos se soluciona creando una atmósfera que permita aislarse del entorno. El entorno es el que es y no se puede cambiar, pero sí se puede modificar la apreciación que uno tiene de él y aquí es donde hemos trabajado.

El diseño se ha basado en dar forma y solucionar las cuestiones técnicas que presentaba la idea inicial de la propiedad.

El resultado es espectacular. Se ha modificado la sensación que transmite el espacio, se han creado diferentes zonas con usos concretos y todo ello con una estética única.