cerrar mensajeEsta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.
Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Más información

Proyectos / Jardines privados
Mi primer jardín sin césped
Superficie de 1.100 m2, año 2004

Jardín único por su vista maravillosa de la costa de Tarragona, con los pinos en primer término y detrás el mar y por la naturaleza de la construcción, de líneas muy sencillas, toda abierta a la fachada posterior que da al mar.   

Presenta dos particularidades. 

  • Más de 9 m de desnivel​ total del terreno               
  • Es el primer jardín que diseñé sin nada de césped

Lo primero se solucionó plantando, en los dos taludes laterales que rodean la vivienda con una pendiente del 60 %, sobre malla orgánica para asegurar la fijación de las tierras hasta que la vegetación se desarrollase lo suficientemente como para contener por sí sola el terreno.                      

Estos eran los dos puntos más desfavorables del jardín ya que iban definidos por las dos escaleras existentes sin posibilidad de modificar la pendiente sin recargar el diseño. En los otros lugares se pudo suavizar con algún pequeño murete y  con el trazado de las escaleras.

En cuanto a la ausencia de césped, el cliente y el terreno lo pedían. No había más que hacerlo realidad y qué fácil fue conseguirlo. ¡De hecho no había lugar para césped!

Hay dos tipos de vegetación

Alrededor de la vivienda y piscina una vegetación más “protagonista”, de muchísimo carácter por las formas y colores que presenta, ya que ha de estar a la altura de ambas.

Y en la zona más baja del terreno: toda bajo la sombra de ejemplares preciosos de Pinus halepensis; la vegetación cede el protagonismo individual al conjunto y pretende reproducir la sensación que transmite el pinar mediterráneo de primera línea de mar.

El resultado es único por lo bien que el jardín se ha integrado con el entorno y, por consiguiente, por la paz que transmite.