cerrar mensajeEsta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.
Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Más información

Proyectos / Jardines privados
Césped artificial, ¿por qué no?
Superficie de 1.500 m2, año 2010

Vivienda unifamiliar con un gran jardín ya establecido y dos problemas a resolver:

  • Más de 600 m2 de césped: consumo elevado de agua y en consecuencia facturas desorbitadas!
  • Los dos elementos del jardín: vivienda y piscina, de gran valor estético y funcional, están completamente desconectados. Las líneas de diseño empiezan y acaban en ellos y este espacio "de nada" lo ocupa el césped. El césped lo que hace es camuflar la falta de diseño: jardín plano, con falta de equilibrio, monótono y vacío.

La solución adoptada fue, partiendo de los elementos existentes, crear un nuevo espacio en equilibrio con los dos elementos constructivos y que tuviera a la vez entidad propia, es decir un verdadero jardín!

El otro problema, consumo elevado de agua, pasó por dos fases: en la primera se redujo drásticamente la superficie de césped a 100 m2  y en la segunda se planteó la posibilidad de poner césped artificial. Hablar de césped artificial es hablar de calidades y de manera de colocarlo y por supuesto puede ser una solución para un jardín y cliente concreto.

Se analizaron sus ventajas e inconvenientes y el cliente no dudó en ponerlo. El efecto que produce, la comodidad y el ahorro que supone lo ha corroborado! 

El punto de partida ya era espectacular y el resultado obtenido aún lo ha sido  más!

Fotos antes y después: